Sigamos conectados

Interés general

Inspirada en los bulevares parisinos, los 130 años de la “gran vía” porteña, la primera avenida de América del Sur

El 27 de julio se realizará un evento para conmemorar el 130° aniversario de la avenida

Si hay algo que define a la Avenida de Mayo es haber sido testigo privilegiado de la vida social de los últimos 130 años de la ciudad de Buenos Aires. Las fachadas de estilo art nouveau, neoclásico y ecléctico que bordean las diez cuadras que separan a la Plaza de Mayo de la del Congreso han visto de todo. Vieron a la infanta Isabel de Borbón celebrar el centenario de la Argentina y a Carlos Gardel entrar al hoy desaparecido café París para cantar junto a su par uruguayo José Razzano; en tiempos de la guerra civil española fueron testigos de las rencillas entre republicanos y falangistas: los primeros se reunían en el bar La Toja, en la esquina de Av. De Mayo y Salta; los segundos enfrente, en el Español.

También vieron entrar al Hotel Castelar a los intelectuales que asistían a la peña Signo, creada por su huésped más ilustre, Federico García Lorca, y fueron el marco de multitudinarios cortejos fúnebres, como el de Eva Perón en 1952.

Avenida de Mayo durante los festejos del CentenarioAGN

Hasta su cielo quedó inmortalizado en las fotos que muestran, en 1934, el paso del imponente dirigible alemán Graf Zeppelin junto a la cúpula del Palacio Barolo, ícono arquitectónico de la Avenida de Mayo. Incluso en la memoria auditiva de esta gran vía permanece el recuerdo del sonido de la sirena del edificio de La Prensa, prendida para anunciar hechos históricos como el asesinato del rey Humberto I de Italia en 1900, la victoria argentina en el Mundial 78 o la asunción de Raúl Alfonsín, que marcó el regreso de la democracia em 1983.

El Graf Zeppelin sobre el Palacio Barolo, 30 de junio de 1934AGN

Inaugurada en 1894, la Avenida de Mayo no solo es la primera avenida de la Argentina y de Sudamérica. También ha sido escenario de otras muchas primeras veces, como la puesta en funcionamiento del primer subterráneo de América Latina, que comenzó a transitar bajo su asfalto en 1913. Además, alberga en su traza e inmediaciones al bar y al restaurante más antiguos de la Argentina: el Café Tortoni, de 1858, y El Imparcial, de 1860, previos incluso a la apertura de la avenida.

Hoy, de cara a su 130° aniversario –que se cumple el 9 de julio y se celebrará con distintas actividades culturales el 27–, esta avenida comienza a emerger del abandono que le produjo haber sido durante años epicentro nacional de la protesta social.

El “Cubo” Drabble, uno de los primeros edificios de la avenida, construido cuando aún había escombros a su alrededor. Detrás se logra ver el pórtico de la Iglesia Escocesa de la calle Perú, que fue demolida y trasladó su sede a la esquina con Perú y Belgrano.Fotos Antiguas de la Ciudad de Buenos Aires

“Hasta no hace mucho, cuatro de cada cinco días de la semana la avenida era cortada por alguna manifestación”, recuerda Martín Arnedo, presidente de la Asociación Amigos de Avenida de Mayo, que reúne a comerciantes de la zona. Martín empezó a trabajar como cadete de Artística Rygo (fundada en 1897 en Av. de Mayo 720) y hoy es su propietario.

“La imposibilidad de circular por la avenida junto con el posterior impacto de la pandemia hizo que muchas empresas se fueran del barrio y que los locales cerraran sus puertas”, cuenta Jorge Dutra, vicepresidente de la Asociación y propietario de los restaurantes El Globo y El Imparcial, donde comenzó como bachero, a los 15 años, mientras vivía en una pensión de Av. de Mayo 1360.

Miembros de la Asociación Avenida de MayoGonzalo Colini

“Solo durante la pandemia cerraron 14 hoteles de Avenida de Mayo, y muchos no volvieron a abrir sus puertas, como el Castelar –agrega Dutra–. Para el final de la pandemia, el 70% de los locales de la avenida estaban cerrados, y recién ahora que los cortes de calle ya no son cotidianos estamos logrando una recuperación: hoy se ha invertido la situación y la ocupación de los locales es del 60 por ciento.”

Avenida de los pleitos

De inspiración francesa y concreción española, Avenida de Mayo ofrece una de las postales más porteñas de la ciudad. Fue Torcuato de Alvear, primer intendente porteño, quien en 1884 puso sobre la mesa el proyecto de abrir una avenida que conectara el puerto con la estación Once de Septiembre, con la idea de hacer de Buenos Aires una ciudad más moderna y limpia.

Avenida de Mayo y Santiago del Estero en 1982Foto de Oscar Pi»eiro.

Vista actual de Avenida de Mayo y Santiago del EsteroGonzalo Colini

Años antes, las epidemias de fiebre amarilla habían advertido sobre la necesidad de promover la higiene urbana, y en ese contexto las calles angostas eran consideradas potenciales focos infecciosos. El modelo propuesto entonces por Alvear –e incluso promovido décadas antes por Domingo Faustino Sarmiento– era el que el barón Georges-Eugène Haussmann había aplicado para modernizar París, que tuvo como elemento central la apertura de grandes avenidas.

Fue así como el ambicioso proyecto aprobado en octubre de 1884 tomó la forma de una avenida o bulevar –que inicialmente se pensó en llamar 25 de Mayo– de 30 metros de ancho. Para abrirla, había que tirar abajo las construcciones que se encontraban en el pulmón de las manzanas ubicadas entre las calles Rivadavia (hoy avenida) y Victoria (hoy Hipólito Yrigoyen), con lo cual la idea fue que los vecinos donaran la parte de sus lotes que se vería afectada por la obra, considerando que la avenida revalorizaría sus propiedades. Sin embargo no fue tan fácil: no todos pusieron su parte y de hecho el proyecto llegó a ser apodado “avenida de los pleitos”.

Esquina de Avenida de Mayo y Perú a fines del siglo XIX

Vista actual de Avenida de Mayo y Perú, con el bar London City abierto en la década de 1950Gonzalo Colini

Algunos de los que se opusieron a ceder parte de sus propiedades para la construcción de la Avenida de Mayo quedaron en la historia. Es el caso de un tal Salvareza, que se negó a donar su terreno y que ante cada nueva visita de la Comisión para la Apertura de la Avenida de Mayo duplicaba el precio que pedía por su propiedad. O el del señor Arrechavala, que al ser intimado por la Comisión respondió por escrito con insultos de todo tipo. Incluso hubo uno que se destacó por su “viveza criolla”: Eliseo Bosch se propuso voluntariamente como representante de su cuadra ante la Comisión y alentó a todos su vecinos (incluida su hermana) a donar sus propiedades. Solo que al final él mismo se negó a hacerlo, hallándose en una cómoda situación para negociar con la Comisión ya que era el único de la cuadra que no había donado parte de su lote.

Pese a estos antecedentes y por más paradójico que parezca, lo cierto es que el obstáculo más grande que halló el proyecto vino desde dentro del gobierno porteño. El sucesor de Alvear, Antonino Crespo, estaba en contra del modelo de las avenidas parisinas; para él, el futuro urbano descansaba en las diagonales. Y, en consecuencia, hizo todo lo que estuvo a su alcance para minar el proyecto. Propuso primero derogar la ley que lo sustentaba, pero no tuvo éxito. No conforme, otorgó permisos de construcción sobre la traza de la futura avenida, lo que llevó a que en los fondos de los terrenos a ser demolidos comenzaran a levantarse nuevas edificaciones.

Avenida de Mayo y Perú en 1960Di Sandro

Vista actual de Avenida de Mayo y PerúGonzalo Colini

A todo esto, la construcción de la avenida, que comenzó en 1888, se enfrentó en 1890 a la severa crisis económica que se desencadenó en el país y que puso entre paréntesis su progreso. Las obras se reiniciaron en 1892 y, superados los litigios con algunos de los vecinos que no querían ceder sus terrenos, la célebre Avenida de Mayo fue finalmente inaugurada el 9 de julio de 1894 (vale aclarar que el adoquinado se completó el 6 de mayo de 1896).

Inauguración de la Avenida de Mayo, en julio de 1894La Ilustración Sudamericana

Aunque su traza está inspirada en los bulevares parisinos de Haussmann, en las décadas posteriores a su inauguración los barrios aledaños a la avenida fueron el destino de más del 50% de los españoles que hicieron de la ciudad de Buenos Aires su hogar: entre 1904 y 1909 llegaron a la Argentina más de 170.000 inmigrantes provenientes de España. Esta comunidad abrió cafés, hoteles, publicaciones y centros culturales, que terminaron de darle su impronta a la Avenida de Mayo, en cuyos frentes se leían (y algunos aun se leen) nombres como “Ibérico”, “La España”, “El Gallego”, “El correo español” o “El centro asturiano”, entre otros.

Con 30 metros de ancho –veredas de 6,2 metros y calzada adoquinada de 17 metros–, y columnas en el centro que sostenían lámparas de gas, la Avenida de Mayo contaba con muchos signos de la modernidad europea. Algunas esquinas tenían sótanos donde guardar los elementos de limpieza; en otras había mingitorios subterráneos; y túneles bajo la línea de edificación donde corrían las modernas cañerías de agua corriente, gas y electricidad.

Con el paso de las años su arquitectura iría modificándose al calor de las modas. Se levantarían edificios icónicos, como el Barolo o La Inmobiliaria, comenzaría a circular el subte, también un tren subterráneo (aunque no un tranvía, por negativa de los vecinos), y parte de la traza de la avenida sería afectada por la apertura de la 9 de Julio… Lo que no nunca perdió, ni siquiera en sus peores momentos, fue el rol central que aún hoy tiene en la vida de los argentinos.

La avenida de mayo según pasan los años

1888

Comienza el trazado de la avenida, propuesto por el intendente Torcuato de Alvear en 1884gún pasan los años

1894

El 9 de julio se inaugura oficialmente la avenida, aunque el empedrado se completa en 1896

1913

Empieza a funcionar debajo de la avenida el subterráneo que une Plaza de Mayo y Plaza Miserere

1923

Se inaugura el Palacio Barolo –entonces el más alto de Sudamérica–, inspirado en la Divina Comedia

1929

Abre sus puertas el lujoso Hotel Castelar, obra del arquitecto italiano Mario Palanti (el mismo del Palacio Barolo)

1934

El 30 de junio el imponente dirigible alemán Graf Zeppelin sobrevuela Avenida de Mayo

1944

La apertura de la avenida 9 de Julio lleva a demoler una cuadra de la Avenida de Mayo

1968

Av. de Mayo deja de ser doble mano y se traza la curva que en su final la une con Av. Rivadavia

Aniversario Av. de Mayo -Gonzalo Colini

Fuente: La Nación

Tendencias

Elegancia y autos de lujo: así fue la llegada de los invitados a la boda de Oriana Sabatini y Paulo Dybala

Interés general

“Se rompió Windows”: los mejores MEMES sobre la caída global de Microsoft hoy 19 de julio

Interés general

La historia detrás de la foto de Lionel Messi bañando a un bebé llamado Lamine Yamal que se hizo viral

Interés general

Las 10 mejores hierbas medicinales con poder curativo

Interés general

“Sapos Secos” un musical de Pedro Velázquez en el Teatro El Extranjero

Teatro

El circuito Garganta del Diablo reabrirá para las vacaciones de invierno: desde qué día se podrá visitar

Interés general

Vacaciones de Invierno: programación Elencos Estables

Música

Guía cultural de vacaciones de invierno: teatro, magia y actividades para todos

Interés general

Escándalo en Italia: una turista simuló tener relaciones sexuales con la estatua del dios romano Baco

Interés general

Juan José Moro, pionero del periodismo de tenis: sus días con Vilas, sándwiches de salame con Carolina de Mónaco y el día que Macri le ofreció ser intendente

Interés general

El método 5×5, la regla de oro de Arnold Schwarzenegger para ganar masa muscular

Interés general

La temporada 3 de El Oso llega a Disney+: todo lo que tenés que saber

Interés general

Publicidad
Publicidad

Recientes

Facebook

Publicidad
Connect